top of page
Buscar
  • Foto del escritorSantiago Velasco

Re-Definiendo la Experiencia Humana




Vivimos en una época única en la historia de la humanidad. Nunca antes ha habido tal abundancia

de recursos como en la Europa del S. XXI, y aún así, parece que el mundo está constantemente al borde del colapso.


Inflación, desigualdad, polarización social, salud mental, cambio climático, y crecientes fricciones en las fronteras Europeas, son entre otras las tensiones que cada vez cobran más y más presencia en nuestro mundo moderno.


¿Qué está pasando? ¿Por qué a pesar del progreso, no somos capaces de vivir en armonía?


Los avances de la sociedad no nos han librado de la difícil condición humana, pero sí han cambiado la naturaleza de los retos que nos afrontan. En occidente ya no nos preocupa la falta de alimentos, sino la sostenibilidad de los sistemas de producción. Sin duda, hay un salto cualitativo entre preocuparse por no tener qué comer, a tener que repensar cómo hacer llegar esos alimentos de manera más armoniosa para el medioambiente.


Si quitas el zoom de los problemas actuales y ves el marco más amplio de las cosas, la tendencia evolutiva de la vida en la tierra es innegable.

  • Desde que la Tierra era una bola de fuego, hasta que desarrolló vida inteligente, esta ha estado en evolución.

  • Desde que el homo sapiens chocaba dos piedras para hacer fuego, hasta que desarrollamos smartphones, el ser humano ha estado en evolución.

  • Desde que le lloras a tu madre para que te de comer, hasta que eres un adulto maduro e independiente, tú estás en evolución.

  • Y desde que las tribus indígenas sacrificaban niños para apaciguar a los dioses, hasta la aparición de Naciones Unidas y los Objetivos para el Desarrollo Sostenible, la sociedad también ha estado en evolución.

En última instancia, somos un cúmulo de átomos, los mismos que componen una piedra, pero interconectando de distinta manera, generando expresiones cada vez más sofisticadas. ¿Qué quiere decir esto? Que la materia, en sí, está en evolución hacia formas más complejas. A nosotros nos ha tocado ir a la cabeza de la innovación dentro de esta curiosa danza cósmica.


Ver esta tendencia no es difícil cuando observas distintas imágenes del mundo a lo largo de la historia. Pero lo que no es tan evidente, es que el desarrollo externo, viene de la mano de un más sutil desarrollo interior. El pensamiento de un niño de 8 años, no es el mismo que el de ese niño 40 años después como profesor de universidad. De la misma manera, la complejidad de pensamiento de un fundamentalista religioso, no es la misma que la de un científico/humanista.


El reconocimiento de las corrientes internas que guían la evolución de nuestras acciones no es tan sencillo. No ha sido hasta que hemos podido acceder a una fuente de información global, y el estudio de la diversidad de culturas existente y su historia, que se han podido identificar los patrones comunes por los que se desarrolla el ego y las sociedades.


Por eso a pesar de que religiones como la budista vienen de milenios de estudio introspectivo de la mente, estas carecen de un marco evolutivo que de sentido al mundo de hoy.


Actualmente, eso está cambiando. Teorías como la Dinámica Espiral (Don Beck) o la Teoría Integral (Ken Wilber) suponen un cambio de paradigma equivalente a descubrir que la Tierra es redonda en lugar de plana.


Nuestro sentido de identidad esta conformado de historias a cerca de nosotros, del mundo, y de nuestra relación con nuestro entorno. Re-definirnos dentro de un marco más amplio no es algo trivial, sino que expande nuestra visión del universo del que formamos parte, y nuestro lugar en él.


Por esto necesitamos una cosmovisión que nos enmarque en una realidad cambiante y en evolución, que tenga en cuenta la dimensión interna del ser humano como fuente de nuestras acciones, y vea a la humanidad como un organismo global e interconectado.


Sin esta visión más completa “del todo” cualquier intento de atajar los retos que afrontamos, tanto personales como colectivos, va a ser en vano, ya que de nosotros solo surgirán soluciones parciales e incompletas.


En Thrive Project usamos la Visión Integral de Ken Wilber para dar sentido a la realidad y los acontecimientos que van emergiendo.


En los siguientes artículos iré explicandote los 5 pilares de esta innovadora cosmovisión y la manera en la que transforman por completo nuestra concepción de nosotros mismos.


32 visualizaciones0 comentarios

Kommentare


bottom of page